La Gobernadora del estado Monagas, Yelitza Santaella, garantizó el suministro de agua proveniente de la Planta Bajo Guarapiche y negó que el vital líquido pueda haber resultado contaminado producto del accidente ocurrido en Jusepín.

La mandataria regional, a través de su cuenta twiter @yelitzePSUV_, aseguró que el derrame petrolero se produjo a 109 kilómetros de la Planta Bajo Guarapiche, por lo que no existe ningún riesgo de contaminación del agua que consumen los maturineses.

Tan pronto nos enteramos de la situación –dijo la Gobernadora–, se activaron los protocolos de seguridad de PDVSA y se dispuso el plan para resolver el incidente, por lo que no existe ningún riesgo para la población. Lamentó que la oposición, “como siempre suele hacerlo”, haya utilizado este accidente para crear alarma en la población, mintiendo sobre una posible contaminación del agua que consumen los habitantes de Maturín y municipios aledaños.

Monagas Digital