Por designación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), todos los 28 de enero el Ministerio del Poder Popular para Ecosocialismo, Hábitat y Vivienda conmemora el Día Mundial de la Reducción de las Emisiones de CO2, en apoyo a las políticas ambientales que deben aplicarse para hacer frente a la reducción de gases que causan el efecto invernadero y por consecuencia el calentamiento global.

Entre las secuelas mundiales por esta causa están el derretimiento de los polos, aumento de los niveles del mar, sequías, inundaciones, terremotos, lluvias, huracanes, migraciones de animales, por lo que es necesario optimizar el manejo de fuentes de energía renovables, el cambio a combustibles más limpios, eficiencia de los procesos de combustión y modificar las tendencias de consumo, las cuales son directrices enmarcadas en el Quinto Objetivo Histórico del Plan de la Patria.

En este sentido, los países industrializados manejan un vínculo con la cantidad de energía que consumen para abastecer a la población, y esta energía proviene del uso de combustibles fósiles como carbón, petróleo y gas, lo que ocasiona una combustión que arroja al aire gases nocivos como el dióxido de azufre SO2, óxidos de nitrógeno NOx y otros gases, y partículas de materias, como el hollín.

Otros de los gases expulsados de las combustiones es el dióxido de carbono CO2, que en la atmósfera existe de manera natural, también las plantas lo expulsan en su ciclo respiratorio, pero una cantidad excesiva de CO2 actúa como una barrera de temperatura que deja pasar el calor del sol, pero no lo deja salir. Este hecho hace que la tierra se caliente y que se altere el régimen de lluvias. Si la tierra calienta tres grados centígrados, todos los ecosistemas se verán alterados o destruidos.

Protocolo de Kyoto

El Protocolo de Kyoto es el acuerdo más importante que se ha realizado a escala mundial para abordar la problemática ambiental. Surgió en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en 1992, y entró en vigencia el 16 de febrero de 2005 cuando eran 187 estados los que ratificaron el Protocolo. El mismo consiste en reducir la emisión de seis gases de efecto invernadero: Dióxido de carbono (CO2), Metano (CH4), Óxido nitroso (N2O), Perfluorocarbonos (PFC), Hidrofluorocarbonos (HFC) y Hexafluoruro de azufre (SF6).

Este acuerdo implicó que cada país adquiriera el compromiso de reducir en un porcentaje aproximado de al menos un 5%, dentro del período que va de 2008 a 2012, en comparación a las emisiones a 1990.

Convenios

La XX Conferencia del Cambio Climático surgió del 1 al 12 de diciembre de 2014 en Lima, Perú y estuvo organizada por la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (Cmnucc), con el objetivo de consolidar el acuerdo definitivo para sustituir el Protocolo de Kyoto.

Los acuerdos logrados son la presentación de planes nacionales antes de marzo, y los compromisos cuantificables de reducción de gases de efecto invernadero antes de 1 de octubre de 2015. También se aprobó el aporte de 10.200 millones de dólares al Fondo Verde para el Clima y los países se comprometan a fortalecer políticas de sensibilización y educación sobre el ambiente.

Más de 120 países culminarán el pacto entre el 30 de noviembre y el 11 de diciembre de 2015, cuando se desarrollará la Conferencia de las Partes o COP 21 en Le Bourget, al norte de París, el encuentro pretende limitar el aumento de la temperatura global en menos de 2°. La falta de éxito de las cumbres anteriores se la adjudican a la falta de compromiso por parte de las grandes potencias y países desarrollados.

Prensa Inparques