Diversos factores han ocasionado desde hace dos semanas el 10% de la reducción del suministro de agua solo en el noroeste de Maracaibo y 20% en los municipios Mara y Almirante Padilla. De no llover en los próximos meses se aplicarán nuevas medidas para mantener la capacidad de proveer el líquido vital.

El presidente de la Hidrológica del Lago de Maracaibo (Hidrolago), Freddy Rodríguez, explicó la problemática que afronta la región al exponer que Zulia ha sufrido las particularidades del fenómeno El Niño, ya que aunque las cuencas de Río Chiquito y Río Grande que surten al embalse de Burro Negro, y la de Río Machango que surte al embalse que lleva el mismo nombre, ubicadas en la Costa Oriental del Lago (COL), se han recargado con frecuencia debido a las intensas lluvias que han caído, no ha sucedido lo mismo con las de los ríos Cachirí, Socuy y Palmar, que abastecen los embalses Manuelote, Tulé y Tres Ríos.

Estas últimas tres represas —que contienen reservas para 85 días— conducen el agua a los municipios Maracaibo, San Francisco, Jesús Enrique Lossada, Mara, Almirante Padilla y Miranda, detalló Rodríguez, quien agregó que las medidas que se aplican sirven para prolongar, de no llover, la reserva hasta 105 jornadas.

«Cuando se evalúa el fenómeno El Niño, indica que estamos dentro de su marco, lo que significa que salimos del periodo de precipitaciones (abril- mediados de junio), en el cual no ha llovido lo suficiente para recargar los embalses, ya que desde hace casi cuatro semanas no cae ni una gota en nuestras cuencas, para entrar al periodo de sequía (julio-septiembre) y volver al de lluvia (octubre- noviembre), que según los especialistas no serán tan copiosas, extensas ni frecuentes como ocurre en otras épocas», expuso.

Añadió que según los expertos en meteorología las lluvias para el próximo periodo pueden ser de poca intensidad, lo que genera una situación crítica para la próxima fase de sequía, que será de enero a marzo.

Lo mencionado, precisó Rodríguez, llevó a tomar una serie de medidas para prever la disposición del agua: eliminar las tomas clandestinas a lo largo de 56 kilómetros de tubería que parte del embalse de Tulé y la planta potabilizadora Wuinpala; reducir el suministro a la Planicie Maracay, a la que se le entregaba 1.200 litros de agua por segundo y ahora se envían 500; optimizar el proceso de potabilización en plantas donde se generaba pérdidas de hasta 500 litros de agua por segundo; disminuir la extracción de agua del embalse de Tulé, que tiene seis grupos de bombas que regularmente sacan 12.200 litros de agua por segundo y ahora trabajan cuatro para sacar 8.300 y luego se pasará a usar tres para extraer 6.200.

El racionamiento del líquido tuvo que aplicarse en Mara, localidad que ahora recibe 300 litros de agua por segundo menos; Miranda, donde se presenta un esquema de 48 por 24 (dos días con suministro de agua y uno sin él) y el noroeste de Maracaibo, que en la actualidad posee un esquema de 24 por 24, que equivale a 700 litros de agua por segundo menos, apuntó.

La zona noroeste de la capital zuliana que presenta racionamiento abarca parte de las parroquias Francisco Eugenio Bustamante, Antonio Borjas Romero, Idelfonso Vásquez, Venancio Pulgar, Coquivacoa, Caracciolo Parra Pérez, Juana de Ávila y Raúl Leoni, donde habitan 240 mil personas, enumeró Rodríguez.

«De no tener el embalse Tres Ríos se atravesaría por una crisis muy severa, pero gracias a él se ha logrado paliar la situación que se presenta en los embalses de Tulé y Manuelote. No habrá lluvias suficientes para recuperar el nivel de los represas, por lo que tenemos que administrar el agua de forma responsable», manifestó.

Gracias al plan de corte de tuberías de agua ilegales que arrancó el 8 de mayo se han eliminado 45 en los tramos Cerro ‘e Cochino- Bifurcación y Bifurcación-Puerto Caballo y recuperado 450 litros de agua por segundo, destacó.

Rodríguez comentó que el sábado pasado hubo una reunión con todos los alcaldes de los municipios afectados y se les explicó la situación de los embalses, por lo que próximamente se podrían anunciar nuevos esquemas para mantener la reserva de agua. A su vez, indicó que se planteó la posibilidad de que el gobierno regional emitiera un decreto para sancionar a aquellas personas y establecimientos comerciales (en especial pulilavados) que la despilfarren.

Por último, el presidente de Hidrolago llamó a la comunidad a utilizar el líquido vital de manera consciente, sin derrocharlo, verificar si existen goteras en sus viviendas, problemas en salas sanitarias… con la finalidad de crear una cultura ideal sobre el uso y ahorro del agua.

Noticia Al Día