Prensa Ecosocialismo y Aguas (Minea) / Caracas, 19/09/2017.- El Gobierno Revolucionario, a través del Ministerio del Poder Popular para Ecosocialismo y Aguas (Minea), realiza la instalación de 116 plantas desalinizadoras en las zonas costeras del país, con el fin de mejorar el suministro de agua potable en estas entidades.

El programa del Gobierno Nacional se ejecuta como parte del Convenio China-Venezuela, y tiene un monto de inversión de 497.640.000 yuanes (¥).

A través de este proyecto, se brinda agua a las zonas menos favorecidas, a través de un sistema rápido y efectivo de transformación de agua de mar a agua potable para garantizar el abastecimiento del vital líquido, contribuyendo así a brindar una mayor suma de felicidad posible al pueblo.

Las plantas son manejadas por el Poder Popular, con la inspección de las hidrológicas a nivel estadal de las salas de gestión comunitaria del agua, mesas técnicas del agua y los consejos comunales.

Proyectos en marcha

En todo el territorio costero de Venezuela se instalarán 116 plantas desalinizadoras, las cuales suministrarán agua potable a las comunidades que reciben el servicio de agua por ciclos.

En el estado Falcón se contará con 38 plantas, Vargas con 9 y Miranda 10, Anzoátegui 8, Sucre 16, Nueva Esparta 32 y en el Territorio Insular 3, beneficiando a más de 850 mil habitantes.

Hasta la fecha, el Minea se encuentra trabajando de forma simultáneamente en seis estados en la construcción de 22 plantas desalinizadoras, que tienen una capacidad de distribución de 370 mil litros de agua por segundo.

Diez plantas instaladas

El Minea en un trabajo en conjunto con las hidrológicas del eje costero ha instalado hasta la fecha 10 plantas desalinizadoras en el territorio nacional, específicamente en los estados: Miranda, Falcón, Nueva Esparta y Vargas.

Con la puesta en marcha de este proyecto están siendo beneficiadas más de 30 mil 500 personas, quienes tendrán una solución a la problemática de agua potable.

¿Cómo funcionan?

Las plantas desalinizadoras toman el agua del mar mediante pozos para posteriormente ser impulsada a través de bombeo a un depósito que contiene la planta, donde el líquido pasa por un proceso de tratamiento para poder llevar a cabo el proceso de desalinización.

Luego pasa por el proceso de ósmosis inversa, el cual consiste en filtrar el agua a alta presión a través de unas membranas especiales que rechazan las partículas de sal.

Esta agua es almacenada para proceder a su remineralización y cloración antes de ser distribuida en los hogares venezolanos.

Prensa Ecosocialismo y Aguas (Minea) / Winderber Hernández
Fotografías / Harrison Ruiz y Félix Moya
Contacto / ecosocialismoprensa@gmail.com