180 delegados que representan a 3.000 organizaciones sociales de todo el mundo participarán en un encuentro que se desarrollará entre el 15 y el 18 de julio en la Isla de Margarita, estado Nueva Esparta, para definir las propuestas que serán presentadas en la reunión ministerial previa a la Cumbre Social de Cambio Climático 2014.

La viceministra de Relaciones Exteriores para la Cooperación Económica, Claudia Salerno, indicó que en esta actividad acudirán también 150 delegados venezolanos, que forman parte de movimientos sociales, grupos ecológicos, agrupaciones juveniles e infantiles y organizaciones No Gubernamentales (ONG).

“En la reunión se les brindará a las organizaciones un espacio sin la presencia de los gobiernos y sin limitaciones de temas de agenda, para que efectúen un debate libre sobre el cambio climático y produzcan un documento que constituirá la declaración de Margarita”, informó este lunes en entrevista con la Agencia Venezolana de Noticias (AVN).

Explicó que este texto constituirá “el primer esbozo de las propuestas que las organizaciones sociales presentarán en la reunión social ministerial que también tendrá lugar en Nueva Esparta entre el 4 y el 7 de noviembre”.

Salerno recordó que en junio de 2013 la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y el Grupo América Latina y el Caribe (Grulac) respaldó a Venezuela como sede de la Reunión Ministerial (Pre COP) que se llevará a cabo antes de la XIV Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas para el Cambio Climático , y que se efectuará en Perú a finales de año.

En primera instancia el gobierno venezolano había solicitado ser la sede de esta conferencia, pero retiró su candidatura ante la desaparición física del Comandante Eterno, Hugo Chávez, ocurrida en marzo de 2013.

“No obstante Venezuela reafirmó su compromiso con la conservación del planeta y le pedimos a Perú ser la sede de la Pre COP, y cuando la plenaria aceptó, pensamos en qué le pondría Chávez a esta reunión, y determinamos que era necesario incorporar a la gente, al pueblo”, relató.

La Viceministra resaltó que tomando en consideración la basta experiencia de Venezuela en materia de participación social, el gobierno bolivariano ofreció a la ONU “desarrollar una reunión preparatoria de ministros en la que por primera vez en la historia se sentarán por igual los representantes de las naciones junto con los integrantes de la sociedad organizada”.

“Venezuela plantea que los ministros escuchen a las organizaciones sociales, aquellas que forman parte de la vida activa de los escenarios de la ONU, pero cuya participación se encuentra limitada, por lo general, a tres minutos de discurso al final de las plenarias”, afirmó.

Reunión con acento social

La reunión previa ministerial que tendrá lugar en Margarita tendrá un marcado acento en social, porque involucrará a distintas organizaciones que incluirán en la agenda de discusión sobre el cambio climático factores como “la educación, el rol de las mujeres como ejes transformadores, y su papel en la creación de un ciudadano que se relacione de mejor manera con el ambiente, así como el manejo de los recursos naturales por parte de las comunidades indígenas”.

“No hay transformación mundial que no pase por el acompañamiento del pueblo”, acotó Salerno.

El primer encuentro de julio será propicio para que las organizaciones sociales internacionales y nacionales, intercambien sus puntos de vista frente al papel de las comunidades en la preservación del planeta.

En el primer día analizarán el rol de los gobiernos locales en el cambio climático, así como el poder ciudadano activo en actividades como el reciclaje.

“Se hablará sobre las cosas que puede hacer cada individuo y las comunidades organizadas como potenciadoras de cambio, además de las obligaciones de los gobiernos para atender esos requerimientos. Participarán distintos alcaldes del mundo que tienen experiencias exitosas en la materia que intercambien sus experiencias”, explicó Salerno.

El segundo día estará destinado a discutir el rol de la juventud, en el marco de un foro denominado “El futuro toma la palabra”.

En este espacio la juventud debatirá acerca de las decisiones que se están tomando y las que se dejan de tomar para enfrentar el cambio climático.

El encuentro finalizará con una discusión sobre el concepto del buen vivir o vida sostenible, en el que se abordarán temas referentes a la justicia climática, la ética asociada al cambio climático, la educación, la salud y los efectos de los cambios de temperatura en la agricultura y en la pesca.

“Son tópicos que en la negociación formal no se hablan, pero que requieren de un espacio de discusión que está creando Venezuela. Esperamos que esta reunión le sirva a la ONU como una experiencia positiva, en la que en una misma reunión, abierta y diversa, puedan estar representados y puedan converger todos los puntos de vista que hay sobre el tema climático”, afirmó Salerno.

AVN