Ya son más de 450 ejemplares de tortuga terecay (Podocnemis unifilis) que se han rescatado y criado para garantizar la preservación de la especie de ese reptil acuático, que el día de hoy ostenta el título de amenaza de extinción, gracias a un proyecto de conservación liderado por la Dirección Estadal del Poder Popular para el Ambiente en Portuguesa.

El proyecto de diversidad biológica denominado recolección y trasplante de nidos de tortuga terecay (Podocnemis unifilis) en el Caño Igüez, entre los municipios Guanarito, Papelón del estado Portuguesa y Girardot del estado Cojedes, inició a principios del 2014 con el propósito de evitar la depredación natural y saqueo de los nidos por animales y personas que estaban acabando con la población de este espécimen en los humedales portugueseños.

Oswaldo Barbera, autoridad estadal del Ambiente indicó: “Se han implementado actividades de conciencia ambiental en las instituciones educativas de los municipios antes mencionados, con el objetivo educar a los niños, niñas y comunidad en general en el cuidado y conservación de las tortugas terecay, para tratar de disminuir las costumbres de capturar y saquear sus nidos con el propósito de preparar recetas de comida y adornar sus hogares con los caparazones, lo que representa la mayor amenaza para la especie”.

Gracias a la ardua labor de los funcionarios del Ministerio del Ambiente se ha logrado ganar aliados en las comunidades. Algunas personas conocidas como cazadores y comerciantes del reptil silvestre ahora se han unido al proyecto colaborando con la recolección de nidos y rescate de ejemplares a las orillas de los humedales llaneros, estos son llevados al zoocriadero constituido para la cría de los también llamados quelonios.

“Durante el mes de enero fueron transplantados 19 de 38 nidos encontrados, pues los demás ya habían sido aparentemente saqueados, otros cientos de ejemplares juveniles fueron rescatados del territorio de vulnerabilidad donde podían ser devorados por animales como el zorro común, el mapurite, el halcón y el hombre al igual que de la deshidratación por la impasible temporada de sequía que ha disminuido la disponibilidad de agua de los ríos y caños”, indicó.

Las terecay al igual que otras tortugas marinas, son de una especie que se encuentra en una paradoja, pues sobrevivió a la extinción de los dinosaurios adaptándose a los cambios que ha sufrido la tierra por la evolución de los tiempos, pero ahora es tarea de todos apoyarla para que resista la segunda extinción orquestada por el ser humano.

Prensa Ambiente