Con una plantación de 150 trinitarias (Bougainvillea glabra) en la comunidad Campo Alegre (situada en la microcuenca quebrada Puente Grande del municipio Bolívar), el Ministerio del Poder Popular para el Ambiente Anzoátegui celebró el Día Mundial de Lucha contra la Desertificación, Mitigación de la Sequía y Pobreza Crítica.

El titular Estadal Ambiental en la entidad, Rainier Calles, indicó que la actividad contó con la participación de los trabajadores del Ministerio del Ambiente, la comunidad, el Grupo Scout Francisco de Miranda y efectivos castrenses adscritos a la Coordinación de Guardería Ambiental de la Guardia Nacional Bolivariana.

Explicó que el área de la quebrada Puente Grande ha sido impactada por deforestaciones descontroladas y por el cambio climático, lo que ha generado que en Campo Alegre y comunidades vecinas solo se registre una media anual menor de 400 milímetros de lluvia.

“Es por eso que Min-Ambiente ha venido trabajando con la comunidad en aras de crear conciencia para minimizar los ilícitos ambientales en la zona, que a la larga generan resultados perjudiciales para los propios habitantes”, dijo.

PROYECTOS

Luisa Aragort, jefa del Programa de Cuencas Hidrográficas en la entidad y responsable de la actividad, indicó que la jornada de plantación se logró también gracias a la articulación entre el Ministerio del Ambiente e instituciones educativas universitarias como la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV) y la Universidad Gran Mariscal de Ayacucho (UGMA), con las que se desarrollaron dos proyectos dirigidos a mitigar y evaluar los impactos de la desertificación en la microcuenca quebrada Puente Grande.

“Las trinitarias que estamos plantando hoy, forman parte del esfuerzo y el trabajo de unas prácticas profesionales coordinadas con la UBV. Estos árboles tienen el propósito de proporcionar belleza escénica en el área que puede ser explotada turísticamente. La trinitarias son plantas muy nobles porque se pueden adaptar a la condiciones semiáridas que caracterizan a la zona norte del estado Anzoátegui”, destacó.

En cuanto al proyecto que se trabajó con la UGMA, Aragort explicó que se evaluó el comportamiento de las bacterias *Rizobium sp*. (nódulos en las raíces de las plantas) en la asociación de cultivos de leguminosas (en este caso frijol), y la incidencia de la unión de ambos elementos en la transformación de nitrógeno atmosférico a nitrógeno asimilable por las plantas, contribuyendo al mejoramiento de la calidad de los suelos.

“En la actualidad se está trabajando con las universidades dos proyectos de localización e identificación de áreas con tendencia a la desertificación en los municipios Freites y Santa Ana”, refirió.

Aragort señaló que es importante que se recuerde que en el estado Anzoátegui son once las jurisdicciones que tienen altas probabilidades de empobrecimiento de los suelos. Entre los municipios afectados se encuentran Anaco, Bolívar, Freites, Peñalver, Mc. Gregor, Aragua, Bruzual, Libertad, Píritu, Santa Ana y San Juan de Capistrano.

“Este jueves 19 de junio se tiene prevista una reunión con los representantes de estas alcaldías, a fin de vincular esfuerzos para fortalecimiento de capacidades con énfasis en la variable desertificación y potenciar las relaciones interinstitucionales en procura de optimizar la gestión ambiental compartida”.

Carmen Ramos de 66 años de edad, indicó que tiene toda su vida viviendo en la comunidad de Campo Alegre, y a su juicio toda la comunidad debería estar sumada a plantar un árbol y apoyar todas las acciones ambientalistas que se desarrollen en la zona.

“Si la lluvia depende de plantar árboles, entonces nosotros deberíamos poner esto verdecito. Cuando yo era pequeña aquí llovía bastante, pero todo ha cambiado y la verdad es que se nota que la sequía de este año se está sintiendo bastante fuerte. Yo estoy dispuesta a ayudar al Ministerio del Ambiente y poner muchos árboles en mi casa y en la comunidad”, aseveró.

Prensa Ambiente