Bajo la dirección del ministro Ricardo Molina del Ministerio del Poder Popular para el Ecosocialismo, Hábitat y Vivienda y el vicepresidente de Hidroven, Eule Valderrama Fermín, se realizó este martes la segunda reunión de presidentes de empresas hidrológicas regionales para afinar las políticas y planes del sector agua potable y saneamiento con el fin de consolidar la articulación con las misiones sociales emblemáticas de la revolución bolivariana, como lo son la Gran Misión Vivienda Venezuela y la Misión Barrio Nuevo Barrio Tricolor.

Los máximos representantes de las hidrológicas nacionales que atienden a más del 70% de la población del país, revisaron junto a los viceministros de Agua y de Control y Seguimiento de Obras del Minehv, Pasquale Molinaro y Oliana Rodríguez, respectivamente, la gestión integral de este Sector, al cual realizaron seguimiento a través de los indicadores comerciales, operativos, financieros, de ejecución presupuestaria y régimen tarifario de las empresas públicas Hidroandes, Hidrocapital, Hidrocaribe, Hidrocentro, Hidrofalcón, Hidrolago, Hidrollanos, Hidrosuroeste, Hidropaez y la recientemente creada empresa de Agua José Tadeo Monagas, la cual se viene incorporando gradualmente a estas reuniones, dando cuenta de la región monaguense.

El ministro Ricardo Molina hizo énfasis en la necesidad de optimizar y articular estrechamente la planificación y jerarquización de las obras de agua potable desde el Plan Nacional del Agua y las misiones sociales que atienden a los planes de viviendas y mejora del hábitat como la GMVV y Barrio Nuevo Barrio Tricolor, que no deben desacelerar ni disminuir sus metas para el presente año, pese a la baja de los ingresos de la renta petrolera y la guerra económica que vienen afectando severamente los costos de mantenimiento y de la sustancias químicas para potabilizar el líquido vital.

Junto a los presidentes de las hidrológicas, Molina inspeccionó en la sede de la casa matriz Hidroven, los equipos desobstructores con las que serán dotadas las 11 hidrologicas del país para realizar trabajos de mantenimiento y reparación de las redes de servicios. Los sofisticados equipos técnicos cuyo costo superan los 8 millones de dólares comprenden 105 unidades, dividas en 50 vehículos livianos y 55 kits de herramientas que serán próximamente distribuidos por el despacho ecosocialista a las empresas de servicios de agua potable para reforzarlas técnicamente e impulsar la optimización de la prestación de los servicios.

Molina recordó que en tiempos de austeridad y de guerra económica como los actuales, las hidrológicas deberán reforzar la cultura de ahorro, cuidado y pago del servicio de agua potable, un costoso producto industrial que requiere de una alta consciencia en la ciudadanía, para lo cual afinarán los planes de supervisión de fugas en las viviendas, así como la micromedición con la instalación de medidores residenciales, con el fin de disminuir el despilfarro y limitar los grandes consumos.

Prensa Hidroven