Prensa Ecosocialismo y Aguas (Minea) / Caracas, 14.06.2016.- La lucha contra la desertificación y la sequía es un programa bandera del Gobierno Bolivariano, aseguró durante una entrevista Adrián León, director general de Cuencas Hidrográficas del Ministerio del Poder Popular para Ecosocialismo y Aguas (Minea).


León recordó que el cambio climático, la diversidad biológica y el aspecto medioambiental de la desertificación, fueron tres grandes temas priorizados por los países durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo en Río de Janeiro 1992, debido a su afectación en los ecosistemas.

Refirió que a raíz de la llegada del Comandante Supremo de la Revolución, Hugo Chávez Frías a la Jefatura del Estado (1999), la desertificación empezó a ocupar un lugar preponderante dentro de las políticas, programas y proyectos del Gobierno Nacional, relacionado con los procesos que afectan socialmente a las comunidades.

Expresó que actualmente desde el Gobierno Revolucionario esta lucha ambiental es atacada de manera integral, incluyendo los aspectos sociales, económicos y ambientales, puesto que no debe ser visto como un fenómeno aislado. “También es una lucha contra la desigualdad social y para combatir la pobreza”, afirmó.

En su intervención, dijo: “Entendemos que la desertificación debe canalizarse incorporando a la comunidad a través de su participación protagónica masiva, tomando en cuenta el equilibrio entre los seres humanos y la naturaleza”.

El director de Cuencas del Minea, señaló que esta visión propone además un esquema de desarrollo sustentable mediante un modelo económico productivo, que no debe ser agresivo con los procesos naturales y ecológicos de la naturaleza.

Unesco y la conceptualización de la desertificación

Cabe destacar, que la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación, fue adoptada el 17 de junio de 1994 en París y abierta para su firma el 14 de octubre de 1994. Entró en vigencia a partir del 26 de diciembre de 1996.

“La degradación de las tierras en las zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas, resultante de diversos factores tales como las variaciones climáticas y las actividades humanas” (Artículo 1º de la Convención de las Naciones Unidas para la Lucha contra la Desertificación).

La desertificación es un proceso dinámico que está presente en los ecosistemas secos y frágiles. Incluye áreas terrestres (suelo, subsuelo, acuíferos), poblaciones animales y vegetales, y los establecimientos humanos y sus servicios (como terrazas y represas, por ejemplo).

Cuencas hidrográficas, procesos de desertificación y sequía

Según el director ecosocialista, el Minea a través del Programa Nacional de Conservación de Cuencas Hidrográficas delimitó las cuencas con mayor influencia territorial en las poblaciones, tanto en los procesos productivos como existencia de embalses de riego, agua potable y generación de energía hidroeléctrica.

Detalló que fueron definidas 16 cuencas hidrográficas en el país, resaltando las ubicadas en los estados Zulia, Falcón, Sucre y Guárico, entre otras. En general, entidades caracterizadas por mantener los climas secos en Venezuela.

Indicó que las cuencas de los ríos Socuy, Matícora, Clavellinos, Neverí y Unare, situadas al norte del país, concentran la mayor cantidad de pobladores, incluyendo las 25 ciudades más densamente pobladas, las cuales contienen los embalses que abastecen el 70% del pueblo venezolano.

Al respecto, explicó que “las cuencas con tendencia o bajo los efectos de degradación o sequía son intervenidas con acciones de mitigación así como de sensibilización a la población, a fin de incorporarlos en la conservación de las cuencas altas y así evitar su deterioro”.

Con relación a la contribución del impulso socioproductivo, el servidor público citó como ejemplo las cuencas de Clavellinos (Sucre) y Neverí (Anzoátegui), que abastecen del vital líquido al estado Nueva Esparta favoreciendo al impulso de los motores turísticos y pesqueros en estas entidades.

Con respecto a la sequía prolongada y el fenómeno El Niño, aseveró que se vienen realizando los estudios de afectación en los acuíferos debido a estos eventos climatológicos extremos mientras se monitorea el ciclo hidrológico para fortalecer las acciones de mitigación y sus efectos.

Prensa Ecosocialismo y Aguas/ Edwards Mendoza