El Día de la Madre Tierra, se celebra cada 22 de abril como una iniciativa de la Organización de la Naciones Unidas. El Gobierno Revolucionario de Venezuela, a través del 5to. Objetivo del Plan de la Patria -parte esencial del legado del Comandante Eterno Hugo Rafael Chávez Frías-, centra su interés en contribuir con la preservación de la vida en el planeta y la salvación de la especie humana. Para ello es necesario construir e impulsar el modelo económico productivo eco-socialista, basado en una relación armoniosa entre el hombre y la naturaleza, que garantice el uso y aprovechamiento racional, óptimo y sostenible de los recursos naturales, respetando los procesos y ciclos de la naturaleza.

La preservación de nuestros recursos hídricos, la protección de las cuencas, el respeto por la Madre Naturaleza, el equilibrio de sus ecosistemas, son todos preceptos para la creación de una nueva ciudadanía socialista -una nueva ética socio-productiva, que tiene sus raíces en las profundas enseñanzas del nuestros pueblos ancestrales. Sólo así podemos superar el modelo depredador capitalista que ha colocado a la especie humana frente a límites insostenibles.

Nuestra visión ecosocialista trasciende los ámbitos nacionales, así que la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América – Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC) deben garantizar la defensa de los intereses regionales ante las nuevas formas de dominación y dependencia, que pueden surgir por imposición hegemónica de los países desarrollados en el manejo de los recursos naturales.

Vemos el tema ambiental como parte integrante de la soberanía; la gestión ambiental de nuestro territorio y de las zonas ecológicas de interés común que compartimos con los países vecinos y que deben ser manejadas de acuerdo al derecho internacional. Y así otros tantos aspectos de un tema tan delicado del que depende la supervivencia de nuestros pueblos, ligada al cuidado del frágil equilibrio de todos nuestros ecosistemas y la diversidad biológica que los caracteriza.

La reciente creación del Ministerio del Poder Popular para Ecosocialismo y Aguas reafirma la voluntad de nuestra República Bolivariana de Venezuela de la práctica del Ecosocialismo como un principio irreductible, en concordancia con nuestro modelo político de inclusión social, que ha reivindicado el derecho de las clases trabajadoras y campesinas, para que asuman su papel participativo fundamental.

Nuestra patria, entre los elementos que ha integrado a la imprescindible creación de una cultura revolucionaria, ha sido el rescate de los valores ancestrales de nuestros pueblos; su relación venerable con la Madre Tierra; el culto respetuoso de los ciclos naturales; la adoración de las aguas; el respeto por las especies, como los seres con los que compartimos la existencia y de los que depende nuestra propia vida; el amor por las plantas: sanadoras de nuestras dolencias.

El Ecosocialismo en Venezuela es legado de Hugo Chávez, hombre de origen campesino, cuyo mensaje siempre trajo hasta nosotros la voz profunda de la Madre Tierra.

Marco Aurelio Rodríguez/ Prensa Hidroven