Grandes, pequeños, torcidos, esbeltos, frondosos y coloridos, en nuestras casas, en nuestras sabanas, en nuestros llanos y montañas… siempre hay un árbol que nos brinda sus bondades; entre ellas, nos ayudan a producir oxígeno y a fijar carbono; un hermoso regalo de la naturaleza que hoy más que nunca debemos valorar y por ende conservar. Existe una resolución del Ministerio del poder popular para la Educación con fecha de 19 de mayo de 1951, se dispone celebrar la semana del árbol tomando como Día del Árbol el último domingo del mes de mayo.

Como “La primavera de oro de los araguaneyes” identificaba nuestro ilustre escritor Rómulo Gallegos, la llegada de la primavera a tierras venezolanas, una vez que el período de floración se adueñaba de los caminos de nuestra geografía, ofreciendo a propios y visitantes paisajes de gran belleza y color. Fue el 29 de mayo de 1948 cuando se declara el Araguaney Árbol Nacional en nuestro país. Este es un árbol autóctono, con una altura que oscila entre 6 y 12 metros, su tronco es recto, cilíndrico y de unos 60 centímetros de diámetro. Florece entre los meses de febrero y abril.

El famoso Samán de Güere, ubicado en el estado Aragua, es un árbol que guarda un sinfín de historias y anécdotas; comenzando con la visita del investigador y explorador Alexander Von Humboldt, pasando por el lente fotográfico del húngaro Paul de Rosti; para nuestro Libertador, Simón Bolívar, resultó ser un espacio de reunión y descanso de líderes de la independencia de Venezuela y sus tropas. Juan Vicente Gómez le rindió tributo el 24 de julio de 1926; y, en nuestra historia reciente, el Comandante Eterno Hugo Rafael Chávez Frías junto a un grupo de oficiales, hizo el juramento de liberar la Patria de las cadenas que la oprimían.

“Juro por el dios de mis Padres, juro por mi Patria, juro por mi honor que no daré tranquilidad a mi alma ni descanso a mi brazo, hasta no ver rotas todas las cadenas que oprimen a mi pueblo por voluntad de los poderosos. Elección popular, tierras y hombres libres, horror a la oligarquía”

PRENSA HIDROLAGO