La Comisión Permanente de Ambiente, Recursos Naturales y Cambio Climático de la Asamblea Nacional (AN) comenzó este lunes la consulta pública del Proyecto de Ley de Calidad de las Aguas y del Aire, de manera simultánea en Portuguesa, Aragua, Zulia, Monagas y en el Distrito Capital.

El presidente de la instancia legislativa, Manuel Briceño (Psuv-Mérida), recordó el propósito de la discusión a escala nacional, de proponer con rango de ley una normativa que regule la calidad del agua utilizada y el manejo de las servidas, así como la calidad del aire en cuanto a emisiones de gases, por ejemplo, refiere una nota de prensa del Parlamento Venezolano.

“Este es un instrumento novedoso que, además, fue aprobado en Plenaria, en Primera discusión (…) Hay que preservar el ambiente y la vida humana”, expresó Briceño.

El parlamentario aseveró que esta es una visión constitucional que apuesta por un ambiente sano y equilibrado, contemplado en el Plan de la Patria, que ha impulsó la creación de una institución que promueve la preservación del medio ambiente, como lo es el Ministerio del Poder Popular para Ecosocialismo, Hábitat y Vivienda.

Explicó que la norma legal también está contemplada en el Plan de Desarrollo Económico y Social de la Nación 2007-2013 y en el Plan Simón Bolívar, “en el que se menciona la implementación de un modelo de desarrollo que coloque al ser humano en el centro de su atención para reconciliar su relación con el medio ambiente, impulsando un modelo de producción y de consumo que ponga límites al crecimiento sin postergar los derechos de los pobres”.

Destacó que el tema de las aguas residuales y las emisiones de gases debe ser de conocimiento e interés común y también debe tener una normativa para minimizar los efectos contaminantes que causan tanto daño.

“Este es un tipo de contaminación que no se ve pero que, sin duda alguna, está en el aire”, comentó.

Aseveró que el Proyecto de Ley de Calidad de las Aguas y del Aire también incluirá otros temas de carácter ambiental como la contaminación sónica y las radiaciones electromagnéticas.

Prensa MINEHV