La navidad en Venezuela es época de tradiciones que suponen estar impregnadas de buenas acciones; sin embargo, la realización de motivos navideños con musgo natural significa un atentado contra el equilibrio ecológico que se encuentra en los bosques y páramos de nuestro país.

El musgo es una planta perteneciente a las briofitas, las cuales le proporcionan humedad a los bosques puesto que retienen grandes cantidades de agua, al disminuir su población se afecta el crecimiento de diferentes plantas y por consiguiente el de otras formas de vida.

Es por esto que resulta necesario desarrollar acciones de concienciación que contrarresten la ignorancia que hay detrás del consumo desmedido, que esta sumando causas al efecto del cambio climático.

De esta manera, respaldada en la resolución Nº175 (G.O. Nº 40.305 de fecha 29/11/2013) que prohíbe la extracción de esta planta, así como de helechos arborescentes, barba de palo y líquenes, se desarrolla desde hace once años una campaña para su protección y preservación.

Este año el Ministerio del Poder Popular para Ecosocialismo, Hábitat y Vivienda, a través del Instituto Nacional de Parques adelanta la campaña en las áreas protegidas del país, aplicando mayor énfasis en los estados Lara, Mérida y Táchira, zonas donde crece más esta especie por sus condiciones climatológicas.

En el estado Lara, se tomó la medida de ocupar los espacios de los centros comerciales Babilón y Metrópoli, ubicados en el municipio Iribarren, para difundir mediante folletos y con música ambientalista el valor de preservar el musgo; además se inició la campaña ambiental municipio por municipio y se tiene programada una caminata para su defensa.

La estrategia también se activa en el estado Mérida, con una charla sobre la conservación del musgo en la Unidad Educativa Humberto Tejeras, talleres en la Universidad Politécnica Territorial de Mérida Kléber Ramírez, cursos de pesebres ecológicos, tomas ambientales en el mercado principal de Mérida y, con el apoyo de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), el decomiso de la planta en los mercados y zonas comerciales del estado.

Por otra parte, en el estado Táchira la programación inicia el próximo 24 de noviembre, la cual incluye un despliegue informativo en todas las áreas recreativas de la entidad, talleres en las escuelas vinculadas al programa de Guardaparquitos y un festival de pesebres ecológicos en el Parque Metropolitano de San Cristóbal.

¿Por qué es importante el musgo?

Las briofitas constituyen un grupo de plantas terrestres, primitivas y diminutas, que crecen sobre piedras, el suelo o los troncos de los árboles formando una alfombra verde de pocos centímetros de espesor. Estas plantas se conocen desde miles de años atrás y fueron nombrados por los griegos con la palabra Bryo que significa musgo y que ha sido utilizada hasta nuestros días para designar a este grupo vegetal.

Una de sus principales características es la dependencia del agua para su reproducción, debido a la carencia de un sistema interno de circulación de agua como el que está presente en las otras plantas terrestres.

El musgo se encuentran en prácticamente todos los ecosistemas, siendo más abundantes y diversos en los lugares donde la humedad del ambiente o del suelo es alta y la temperatura no es muy elevada. En los trópicos, abundan en los bosques nublados y los páramos húmedos, y están presentes, pero son menos abundantes, en los llanos, la costa y la selva amazónica.

Los musgos absorben agua por todas las células de su cuerpo, de manera que pueden captar hasta cinco veces su peso seco en agua. Esto también los hace capaces de absorber nutrientes, por lo cual cumplen roles importantes para el equilibrio de los ecosistemas terrestres: ayudan a mantener la humedad, a prevenir la erosión, son el hogar de muchos animales y sustrato para la germinación de semillas de muchas de plantas.

En Venezuela, hay alrededor de dos mil especies de briofitos, de las cuales un número importante se distribuye exclusivamente en las montañas andinas. Esta diversidad está en peligro por la extracción indiscriminada que se hace de ellas, lo que además trae como consecuencia, el empobrecimiento y la pérdida del suelo, así como la pérdida de humedad del bosque y de los pisos de páramo.

La protección de nuestros bosques, la preservación de los ecosistemas y la conservación de los recursos hídricos, no se trata de un tema exclusivo de gobierno. Conservar la vida en el planeta, tal como lo señala el quinto objetivo histórico del Plan de la Patria, nos concierne a cada uno de los habitantes de la Tierra, tomar conciencia no es una obligación, es una necesidad.

Prensa/MINEHV