Tras una inversión que supera los 35 millones de bolívares, la comunidad del sector El Pensil, en el municipio Escuque del estado Trujillo, en los andes del país, cuenta con suministro de agua por tuberías, tras casi 20 años dependiendo de cisternas para abastecer del vital líquido.

El director estadal de Infraestructura, Gilberto Barrios Contreras, refirió este lunes en rueda de prensa que esta obra era un anhelo de las casi 4.000 familias que habitan esta localidad. “Estas personas tenían aproximadamente 20 años con un suministro por cisternas. Ahora, con esta inversión hecha por la Gobernación, tendrán agua por tuberías”, dijo.

Explicó que aunque están terminando las pruebas de las tuberías, “la comunidad de El Pensil ya tiene agua”.
Actualmente, revisan casa por casa las tomas particulares para determinar los requerimientos. “Estamos muy contentos, explicándole a la población sobre los trabajos ejecutados”, comentó.

A partir de este lunes realizan los trabajos de reforzamiento del tanque principal, con una inversión de 500.000 bolívares.

En otro particular, Barrios Contreras informó que está previsto, para el segundo semestre de este año, la ejecución de trabajos de urbanismo en este sector, con una inversión de 50 millones de bolívares.

Entretanto, la vocera del consejo comunal Unida Venezuela, Jennifer López, destacó la satisfacción de contar con esta obra, que viene a darles mejor calidad de vida.

Resaltó que este es un logro de la comunidad que articuló con el gobierno estadal y, a través de mesas de trabajo, concretaron el proyecto.

“Esto ya es una realidad. Las madres de familia estaremos tranquilas porque no tenemos que estar esperando las cisternas”, dijo López.

En Venezuela, 96% de la población cuenta con acceso al agua potable. De este modo, el país superó hace más de cinco años las metas del milenio propuestas por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para 2015 en ese sentido. Actualmente, el Estado trabaja en función de llevar el servicio a toda la población.

AVN