Con el compromiso de cuidar el ambiente e impulsar el ecosocialismo, el pueblo caraqueño recorrió este domingo los espacios de la plaza Los Museos, en Los Caobos, durante la Fiesta popular por el Ambiente, evento organizado por el Día mundial del ambiente, fecha que se conmemora en Venezuela el 5 de junio de cada año.

Durante la fiesta, la presidenta de la Comisión de Medio Ambiente y Turismo del Parlamento Latinoamericano, Ana Elisa Osorio, expresó que el ecosocialismo, principio donde se combinan los ideales del ecologismo con visiones socialistas, es “la única vía para salvar al planeta”, el cual atraviesa las consecuencias del efecto invernadero y la contaminación, luego de años de políticas capitalistas.

El ecosocialismo, “se trata de abrir una conciencia ambientalista en nuestra población. La Revolución Bolivariana es también ecosocialista, pues en el Plan de la Patria, en su capítulo quinto aborda el tema de la defensa de la vida en el planeta, y para que eso sea posible, todos debemos poner nuestro granito de arena”, expresó Osorio durante el acto, de acuerdo con una nota de prensa.

En el evento de este domingo, movimientos ecologistas asistentes y pueblo caraqueño analizaron la importancia de cuidar el planeta y mantener la actividad del reciclaje, para proteger los recursos de la tierra y disminuir la contaminación.

“Debemos entender que hay que empezar por consumir menos plástico. Tenemos que avanzar a un mundo más amable con la Pachamama —forma en como pueblos indígenas se han referido al planeta Tierra durante años—, dado que sin ella no podemos vivir. Debemos cuidarla”, indicó Osorio al respecto.

También durante el encuentro en la plaza Los Museos, asistentes brindaron respaldo a las acciones legales que Ecuador emprende contra Chevron-Texaco, la petrolera estadounidense que durante años destruyó más de un millón 500 mil hectáreas de la Amazonía Ecuatoriana, donde habitaban varias comunidades indígenas quienes poco a poco fueron desapareciendo producto de la contaminación y las acciones de la referida empresa.

Los resultados de esta destrucción del espacio amazónico, ha sido calificadas como el peor desastre petrolero en el mundo.

Además de estas reflexiones, el público también disfrutó de rutas de ciclovía y caminatas, en las que participaron malabaristas, acróbatas, y se escucharon tambores, durante toda la jornada.

AVN