Prensa Ecosocialismo y Aguas, Caracas, 02/04/2016.- El presidente del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inameh), José Gregorio Sottolano, informó que la aparición de precipitaciones en forma de vaguadas registradas en algunos estados del país, favorecen las condiciones climatológicas durante la sequía.


Sottalano, indicó que “aunque está por culminar el período seco, es muy común que tengamos condiciones norte, es decir, restos de frentes fríos de América del Norte acompañados con vaguadas, que para Venezuela, resultan beneficiosas por cuanto ofrecen chaparrones en temporada seca que aumentan la humedad de la capa boscosa y refrescan el ambiente”.

Al respecto, refirió que en los últimos días se ha observado el transitar por el Caribe de un nuevo sistema de vaguadas en altura, que ha dejado un saldo de aguaceros en ciertas entidades ubicadas al sur y en la región de los andes del territorio nacional, al igual como ocurrió hace unas semanas en la región norte costera.

El titular del Inameh, manifestó que las lluvias son muy puntuales y van de oeste a este con un tiempo estimado de 72 horas. En caso de continuar dicha actividad, podría extenderse y contribuir a mejorar la situación de sequía extrema presentada en el país.

Reconoció que durante este momento han sido esquivas las precipitaciones, al mismo tiempo, señaló que las vaguadas no representan peligro, sin embargo, advirtió que podrían generar algún tipo de alerta si se estacionan en un lugar determinado por un largo período.

“Estamos esperando el paso de otros eventos similares que pudieran cambiar las condiciones climatológicas, los cuales pudieran ayudar a palear la situación crítica de déficit de lluvias experimentados en los últimos tres años”, afirmó Sottolano.

Fase de debilitamiento del fenómeno El Niño
 
El Presidente del Inameh, explicó que la vaguada consiste en un sistema nuboso en forma de “V” que se encuentra en los niveles altos y medios de la atmósfera, donde existe una zona que genera buen tiempo y otra asociada al mal tiempo. Por lo general, ocurre entre los meses de diciembre y abril, asociado a lluvias continuas dentro de un corto tiempo.

Finalmente, expresó que la fase de debilitamiento del fenómeno climatológico El Niño, podría llegar ante el comienzo de las precipitaciones durante este mes de abril, lo que ayudará a su desaparición para el mes de junio, restaurándose las condiciones normales de la temporada.

Prensa Ecosocialismo y Aguas / Edwards Mendoza