Autoridades de la empresa hidrológica del estado Bolívar (Hidrobolívar) aseveraron este martes que el agua potable suministrada a más de 400.000 habitantes de la zona Este de Ciudad Guayana cumple con los estándares de pureza y calidad que exigen la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los entes rectores del Estado venezolano en materia de sanidad y prestación de servicios públicos.

En rueda de prensa ofrecida en las instalaciones del Acueducto Integral Macagua de San Félix, el gerente de Calidad de Hidrobolívar, Lenny Moya, informó que la empresa cuenta con expertos que de manera continua inspeccionan las plantas de potabilización que abastecen a los 11 municipios de la entidad, y de manera especial a Ciudad Guayana, la mayor urbe del suroriente venezolano con 850.000 habitantes.

“El personal de nuestro laboratorio central viaja diariamente a todos los municipios para tomar muestras del agua que sale de cada una de las plantas de tratamiento, así como de la que llega a las diferentes zonas residenciales y comerciales”, agregó.

Señaló que estos exámenes buscan determinar que esta agua potable tenga un conteo bacteriano y de impurezas por debajo del tope máximo establecido por la OMS para el consumo de la población.

Además, desmintió la aseveración de dirigentes de la Unión Sindical Revolucionaria de los Trabajadores de Hidrobolívar (Unisinretra-Hidrobolívar), quienes a través de medios de comunicación aseguraron que la zona Este de Ciudad Guayana está recibiendo “agua cruda” tomada directamente del río Caroní, es decir, sin ningún tipo de tratamiento o potabilización previa.

Al respecto, Moya reiteró que Hidrobolívar opera bajo estrictos criterios técnico-científicos y aplica todos los procedimientos que se necesitan desde la toma del agua en los ríos o fuentes primarias de la región hasta su envío a cada acueducto purificada, clorificada y sometida a los procesos químico-biológicos que aseguran que puede ser consumida por los seres humanos.

“Nosotros tenemos una certificación de parte de Hidroven, que es el ente rector de la prestación del servicio de agua potable en todo el país”, indicó.

Por su parte, el jefe del Distrito Sanitario III de Bolívar, José Maurera, aseveró que el Ministerio para Salud y el Instituto de Salud Pública de Bolívar (ISP) mantienen un estricto control sobre cualquier tipo de enfermedades que pudieran originarse en el consumo de agua no potable, por lo que serían los primeros en denunciar cualquier tipo de problema con la calidad del líquido que consume la población en Ciudad Guayana y en el resto de la entidad.

“Podemos destacar que actualmente 95% de la población de Bolívar cuenta con este servicio, según los estándares internacionales”, refirió.

Durante la rueda de prensa, Zulema Quijada, vocera del Consejo Comunal Core-8, de la parroquia Unare, recordó que antes de la creación de Hidrobolívar, en 2006, el sector donde habita recibía agua de un acueducto de uso industrial, legado que dejaron los gobiernos de la cuarta República, que solo se preocupaban por atender a las zonas de clase media y alta de Ciudad Guayana.

Para esa misma fecha, apenas 40% de la población de todo el estado recibía agua potable por tubería en sus hogares, cifra que actualmente se eleva a 95%.

“Hoy tenemos un buen servicio y lamentamos que se pretenda asustar a la población con afirmaciones como las que está haciendo este grupo de sindicalistas”, reclamó la vocera comunitaria.

AVN