“El agua nos pertenece, también es saludable,

ella nos rejuvenece siempre que sea potable.

El agua nos pertenece del por lo tanto hay cuidarla,

un río limpio enorgullece y no debes ensuciarlo.

El agua nos pertenece ella está en nuestro cuerpo,

cada vez que amanece, berberla nos fortalece.

El Agua nos pertenece si dejara de existir no me podría divertir

y tampoco yo vivir.

El agua nos pertenece piénsalo bien hermanito,

cierra bien ese chorrito”.

Estas frases poéticas fueron declamadas por Yendris Hernández, estudiante de la Escuela Los Naranjos de La Vega, durante el XIV Encuentro de Saberes Culturales del Agua, que organiza anualmente el Ministerio del Poder Popular para el Ambiente, a través de Hidrocapital. Evento en el cual niños y niñas de Caracas, Vargas y Miranda le dedicaron poesías, cantos, pinturas y canciones al recurso natural más importante del planeta: el agua.

Mientras que el pequeño José Daniel Fajardo estudiante de segundo grado de la escuela Diego Renato Mejías de Alta vista, Catia quien utilizando su cuerpo como rotafolios, arrancó no solo aplausos sino hasta algunas lágrimas a los presentes, cuando al finalizar su narración “no importa el problema tenga usted o cualquiera sea su situación, lo importante es salir adelante y luchar aceptando la ayuda de otros. Usted también puede descubrir desde su interior, puede descubrir su manantial de vida, solo tiene que buscarlo”.

“El niño que aprendió a cuidar el agua” fue el cuento que compartió el pequeño Luis Alejandro Natera de la unidad educativa Monseñor Lucas Guillermo Castillo de Baruta, en el cual comparaba dos familias, una en la cual el hijo no quería bañarse y otra en la que la madre le prohibía al su hijo ducharse. El protagonista quiso determinar la causa por la cual se limitaba el baño al pequeño que lloraba mucho, por ello. Resultó que el gran problema era que desperdiciaba el agua. Nuestro cuenta cuentos culminó con una moraleja, “los adultos son los responsables del comportamiento de nuestros niños”.

Entre cuentos, poesías y canciones, la Sala Juan Bautista Plaza de la Biblioteca Nacional se llenaba de aplausos para reconocer a los y las estudiantes de escuelas básicas que participaron en la actividad y que forman parte del programa educativo ambiental el Agua en Nuestras Vidas, de Hidrocapital. Esta actividad final, fue el resultado de haber escuchado, leído y compartido 244 cuentos, 222 poesías, 150 canciones y 298 pinturas, durante este año escolar, creaciones artísticas con los cuales niños, niñas docentes, padres, madres y representantes transmitieron mensajes valorativos del agua y del ambiente.

Para animar y moderar el evento no hizo falta la presencia de una adulto, bastó la magistral actuación también de Franyer Díaz y Orianna Reyes, dos pequeños estudiantes y miembros de Mesas Técnicas Escolares del Agua, quienes animaron de forma muy espontánea con un dominio de escena que parecía que tenían sobrada experiencia.

En el evento además se escucharon diversos ritmos folklóricos de nuestro país, como, vals, periquera, merengues, tonada-joropo, contra danza, entre otros géneros musicales. Por ejemplo, Jesús Pérez de la UEBN Crucita Delgado de la Pastora, quien interpretó de forma magistral un vals en el que nos aseguraba que “el agua es problema de todos, recurso indispensable para poder vivir. El planeta está muy lastimado por falta de conciencia de los que aquí vivimos. Por eso en este día yo le dedico mi canto porque siento que tu presencia se nos está agotando, tocando la conciencia de los que aquí vivimos”

Orgullo y emoción

Ernesto Paiva Presidente de Hidrocapital señaló sentirse orgulloso y emocionado por “un evento que quisiéremos que se repitiera más a menudo. Nosotros que nos las pasamos inmersos en temas de tubos y bombas, hoy sentimos la dicha, por esta actividad hermosa donde oímos a tantos niños y niñas con cuentos, poesías y canciones siempre resaltando el valor estratégico del agua”.

Durante sus palabras de bienvenida comparó la tierra con una pelota de básquet y el agua de mar como una pelota de pin-pon, “mientras que el agua dulce viene a ser como un granito de maíz, por eso debemos contribuir a cuidar el agua en planeta”. En ese sentido recordó este año ha sido uno de los más secos de Venezuela y que por eso más que nunca debemos cuidarla, porque gastamos demasiado. Se considera que 250 litros por día es el consumo adecuado por persona, sin embargo gastamos más de 500 litros por persona, es decir el doble”.

Paiva explicó que este maravilloso programa educativo ambiental Agua en Nuestra Vidas tiene 14 años en los estados miranda, Vargas y Distrito Capital, el cual incorpora no solo a los y las estudiantes, sino a los docentes, personal administrativo y obrero, obreros, madre y padres, así como a las y los trabajadores de Hidrocapital, con la finalidad de crear conciencia en la importancia de este recurso vital.

Agregó que el programa educativo llega a 500 escuelas, “nos proponemos el año que viene a lleguemos a 600 unidades educativas, para que más niños y niñas les llegue la información. También vamos a iniciar el trabajo con las y los jóvenes en los liceos el año que viene”, aseguró.

Además informó que el Agua en Nuestras Vidas consta de dos subprogramas: el encuentro de saberes y el encuentro de saberes culturales del agua, “en el que podemos crear y compartir, poesías, cuentos, canciones y pinturas para trasmitir eso que ya nosotros entendemos, para que otras personas lo entiendan a través de nuestras creaciones”.

Ernesto Paiva para finalizar hizo una “travesura”, como la llamó él, declamando la hermosa y educadora poesía la “Órbita del Agua” del poeta del pueblo Andrés Eloy Blanco.

Prensa Hidrocapital